Vergüenza

20 07 2008

Hoy estoy muy cabreado. Cabreado por como Heikki Kovalainen le ha abierto la puerta a Lewis Hamilton, cabreado por la actitud de los pilotos de Ferrari, los cuales no se merecen el bólido que llevan entre manos, cabreado por como Kimi pasa del tema y tiene menos sangre que una hormiga sin atacar a coches rematadamente inferiores y cabreado con un Felipe Massa que parece derretirse cuando Hamilton va a por él.

Hoy me mojo y digo con gran certeza y convicción personal que Alonso viste de rojo el próximo año. Se salvará el piloto de Ferrari que gane el Mundial, pero el otro será sustituido por Alonso, así lo creo. No puede ser lo que han hecho hoy los Ferrari.

¡Bravo Hamilton! Has demostrado que quieres este Mundial más que nadie,  sinceramente creo que si sigues así y dando un buen espectáculo sera un gran título.

Piquet = Potra =Chorra =Mierda = SUERTE, pero enhorabuena chaval que has aguantado el tirón y no has flaqueado.

En fin, no se vosotros pero VERGÜENZA es de verdad lo que pienso. Mañana con los humos calmaditos un post de reflexión, pero ahora en caliente es lo que me sale.





Motores, Cajas de Cambio y Km Ac.

19 07 2008

Ojito a los Km acumulados de Raikkonen que son muchos

Como siempre los créditos de estas grandes colaboraciones corresponden a Miguel y Marcos respectivamente. Hoy tengo el día apretadito y me gustaría recomendaros el artículo de Fla sobre las estrategias de mañana:

Haced CLICK AQUÍ





El proyecto Vettel

18 07 2008

¿De que equipo es la camiseta que lleva?

Para mí Vettel es el relevo de Michael Schumacher. No, no me he vuelto loco. Tan solo digo que en Alemania esperan que sea Sebastian el siguiente alemán en ganar una carrera y porque no un Campeonato del Mundo. Tras el ejemplo Hamilton de llegar y sentarse en un grande, desde hacía tiempo la fórmula para piltotos recién llegados era complicada (jodida, hablando en plata). La cosa era que uno se sentara donde se sentara debía deslumbrar porque sino hay otro joven que te va a ganar la GP2, World Series o F3000 local que parece que es mejor que tu y te quitará el puesto, pero claro, ese que venía tan fuerte tenía que deslumbrar luego igual que tu. Sino tenías la potra del año era muy dificil quedarse en F1.

SIn embargo, Vettel como Alonso es una apuesta a muy largo plazo de Mario Theissen. Vettel empezó como probador de BMW, debutó en el GP de EEUU en una sustitución y puntuando en su primera carrera. Los alemanes ya le veían a la temporada siguiente en BMW Sauber. Error, Mario le mando a sufrir y a pelear con un Toro Rosso (donde ha brillado en muchas carreras, más de las que cabía imaginar con ese coche y sino haced la compración con sus compañeros). En la escuadra de Faenza iba a conocer el Mundial exprimir un coche que da para muy poquito y darse con la gente de los bajos fondos de la parrilla (con respeto hacia los pilotos que lo frecuentan, que conste).

Ahora ficha por Red Bull un paso natural hacia la que debe de ser un día su casa, BMW. La cual mantiene sus derechos y para cualquier movimiento del piloto hay que preguntar a los de Baviera. A mi su formación me recuerda mucho a la de Alonso. Fichas por Renault, pruebas con ellos, te vas a Minardi, un añito de probador pasándolo mal y currando como un negro, salto al equipo oficial, dos temporadas de lucha y a la tercera…PREMIO. Creo firmemente que la apuesta sobre Vettel es hacer una especie de ALONSO, salvando las distancias, las circunstancias especificas y las eventualidades que pueden surgir, pero el resto de pilotos punteros de la actualidad menos Alonso creo que no han tenido una formación tan cuidada (que por ello su talento no es menor).

Siguiendo con el tema de Vettel, quiero hablaros de las capacidades de un piloto de F1. Ser rápido, tener reflejos, capacidad de decisión casi instantánea, conocimientos de ingeniería… ¿y que tal vamos con el tema de ahorro de combustible? Si si, cuando te dicen que ahorres gasolina para ver cuantas vueltas podemos estirar la parada, caso de un Safety por ejemplo ¿Cómo lo hacen? Pues de maravilla.

En mi casa tenemos un BMW y por ser cliente te llevan a casa cada 3 meses el BMW Magazine, en esta publicación apareció un reto de ahorro de combustible en donde Sebastian Vettel era uno de los protagonistas. El reto era entre tres personas, un redactor de la revista, un técnico del centro de BMW de conducción segura (especialista en ahorro de combustible) y Sebastian Vettel. Consistía en ver cuantos kilómetros eran capaces de hacer con 5 litros de combustible en un BMW 530 gasolina con una potencia de 272 cv y un consumo medio oficial en carretera de 7,3 litros. La carretera era de tipo secundario y salía desde Munich. En el reto irían en el coche el conductor, el redactor y un fotógrafo así como un bidón de 10 litros de combustible en el maletero para la vuelta.

¿Apuestas antes de seguir leyendo?

El redactor con todo su empeño hizo unos buenos 73 kilómetros, el especialista en consumo del Centro BMW para la conducción unos soberbios 86 kilómetros, pero el amigo Vettel hizo ¡¡¡104,3km!!! Dejó el comsumo medio del coche en unos 4,3 litros a los 100km. Pulverizó, machacó y dejo muy muy mal al resto. Ya no tengo la revista, pero venían los kilómetros recorridos, consumo medio y tiempo empleado. Es verdad que Vettel era considerablemente más lento, pero hizo más de 100km, algo impensable. El redactor contaba como por apagar apagó hasta la radio, que hizó bromas al cámara con el peso de su herramienta de trabajo y por pedir, les dijo: “os pediría que os quitarís los zapatos y ropa de abrigo ¡pesan!” Vamos que los pilotos de F1 brillan hasta en modo economía ahorro.

Aquí va un mix de fotos que he encontrado, básicamente de elmundo.es.

Como de bien se lo pasan los niños de promoción

De esta foto destacar que Alonso sigue vistiendo ropa de Hugo Boss pese a dejar McLaren

P.D.: Muchas gracias a todos por vuestro apoyo y cariño, se valora mucho y dan ganas de escribir todos los días.





Y la respuesta es…

17 07 2008

Los ganadores son MYM y Neodian, otorgando por mi parte un segundo puesto a Carlosdca por haber dudado con Renault. Mis disculpas primero por no decir el año, fue 2003, y la verdad que debería haberlo hecho pues los colores de las escuderías cambian cada año en detalles como estos. Viendo el éxito que ha tenido este concurso improvisado, voy a recuperar mis fotos más antiguas e intentar lanzaros alguna especie de reto mental más.

La foto en cuestión fue tomada durante otro paseo por el pit lane pero con la ocasión del GP de España de ese mismo año. El motivo por el que tuve que echar a correr fue porque como veís y sabreís los alerones están colocados siempre de frente… por lo que ya os imaginaís cual fue la manera de hacer la foto. Saltar el cordoncito, dar la vuelta al alerón y disparar la foto. Ví la marca y me pareció muy interesante con lo que me aventuré a meterme en el box ¡Pero solo por la parte de fuera! ¡Que le echo morro pero no tanto! Cuando el mecánico de turno que vigilaba me vió, yo di un par de pasos rápidos, me agaché para pasar el cordelito de seguridad (uhhhhh disuasorio ¿eh?) y confundirme con la gente.

Si alguna vez teneís la suerte de entrar en un pit lane, podeís fijaros en varios detalles. Primero si se puede ver algún coche dentro del box, será el de reserva (en caso de los entrenamientos fuera de fin de semana o cuando el muleto en los GP estaba permitido). Las ruedas nunca se ven las usadas (para que el equipo X mida el desgaste del equipo J). Los equipos están obligados a enseñar piezas, tales como la cubierta motor, alerones, etc, para el goce de los participantes en las visitas al pit lane. Si volveís a la foto del post anterior vereís que esta puesta siempre la máxima carga y esto es así en todas las escuderías para evitar especulaciónes sobre su carga en cada circuito (si pillaís uno que no esté así, significa que un mecánico se merece una colleja por no hacer bien su trabajo).

Voy a remover fotos, a ver que encuentro y voy calentando motores que tenemos ya encima el fin de semana de GP.





El ocaso de Ron Dennis

16 07 2008

Atención almas cándidas, antes de empezar a leer este post quiero dejar bien claro que no tengo nada contra del señor Lewis Hamilton, si bien esto va a ser una crítica abierta al señor Ron Dennis, no confundir con algún sentimiento negativo de mi persona hacia Hamilton.

Ayer leía yo por la Red una noticia sobre como afecta la crisis a la F1, economía y F1, esto es lo mío con lo que no tuve más remedio que hacer click y ver que decían. El artículo no es nada del otro mundo, pero las últimas cuatro líneas, han provocado en mi persona el cabreo hacía un señor que ha traicionado de manera flagrante sus principios a la hora de trabajar ¿por qué? Pues ya quisiera yo saberlo. Os extraigo las últimas filas del artículo en cuestión:

“En este apartado, Lewis Hamilton (3 millones de dólares anuales) está como loco por sus contratos con Reebok y Pepsi. Para ello ha tenido que decir a su padre que sólo sea su manager deportivo, no comercial, y pedir permiso a Ron Dennis. Desde la escudería se le ha dado el OK para tener contenta a su estrella y no tener que subir su ficha.”

McLaren ha sido siempre en el tema de los patrocinadores un aunténtico filón. Partiendo de la base de la dedicación completa hacia ellos siempre, ha sido uno de los equipos que nunca a tenido una pequeña crisis en cuanto a financiación. Bajo la prohibición de sponsors personales de los pilotos, esto implicaba que los pilotos empleaban el 100% de su tiempo dedicado a patrocinadores en aquellos que son del equipo. El úlitmo caso fue el de Alonso, que dejó sus sponsors como Guru en ropa para vestir de Hugo Boss, los relojes de Sandoz por los Tag Heuer, sin mayor beneficio que el de su ficha. Sin embargo, ahora en Renault él viste de Guru de nuevo pese a que Puma patrocina al equipo y sus relojes “No es lo que tengo, es lo que soy” cuando Cronotech patrocina al equipo, por no hablar de las encimeras (¿quién no quiere una encimera de Silestone rosa en su cocina?) y demás patrocinadores. Esto que se le obliga a hacer al piloto implica tener felices a todos los sponsors del equipo, con el plus que las jornadas de promoción en McLaren son intensas.

Pero madre mía Ron, vale que te cargaras a Fernando y tu dominio en el Mundial por Hamilton, pero estamos entrando ya en el tema que permite que aun sigas en tu sitio después del escándalo que montaste el año pasado. El dinero. Tus patrocinadores pagan religiosamente para tener a Hamilton y Kova 100% disponibles, pero tú has decidido doblar la rodilla en tu modelo de gestión para tener contento a Hamilton. Chico listo, desde luego, yo no me atrevería a pedírtelo si fuera tu piloto, pues sabría de sobra que me mandarías a paseo. Pues nada, a ver como le explicas a los chicos de Hugo Boss que tu piloto estrella ahora vestirá de Reebok y como la cafeína en vez de en un Nescafé la prefiere en una Pepsi. Bien pensado a los amigos de Johnny Walker les hará un favor por aquello del Whisky-Cola, pero vamos, que a esa mente de Dennis que se encuentra lejos de la clarividencia seguro que no ha pensado en ello.

Nota: Os dejo un día más para el alerón, os diré que alguién ya ha dado con la respuesta correcta.






Técnica F1: Los grados del alerón

15 07 2008

¿Cuántas veces hemos visto al mecánico de turno ahí de rodillas con la llevecita allen de turno ajustando el alerón delantero de algún piloto? Pues unas cuantas, vamos que raro es un GP en carrera que alguién no tenga subviraje e intente aliviarlo poniendo un poquito más de carga o quitándola. La cosa es ¿cómo saben exactamente cuantas vueltas de llave es un grado de alerón? Pues no hace falta saberlo ya que los alerones por detrás tienen truco y este no es más que unas marcas con el grado de inclinación. Vaya que cualquiera podríamos hacerlo mientras tuvieramos un pulso decente. Por aquí una foto con la que sobra todo este pequeño párrafo de explicación.

La foto es del que os escribe. Es mala como foto, pero si os cuento como la hice… vamos que luego tuve que echar a correr.





El día que conocí a Flavio Briatore

14 07 2008

Aquí estoy, con cara un tanto rara antendiendo a las enseñanzas de Flavio.

Os lo debía. En el post sobre como conocí a Fernando os dije que os contaría también el día que conocí al gran Flavio. Este post debía haber sido publicado el sábado, pero ocurrió lo que a todos nos pasa mucho en casa ¿Qué exactamente? Pues que fuí a buscar las fotos al lugar donde deberían estar… y claro no estaban. La cosa no ha sido fácil pues he tenido que echar mi cuarto abajo, armario, altillo, cajones, librería… y al final como siempre donde menos te lo esperas, encontrar las fotos. Bueno comencemos.

Me remonto al año nada más y nada menos que 2003. Estaba yo en el aeropuerto de Barajas deambulando por los monitores de salidas para ver en que puerta tocaba embarcar para un vuelo que me llevaría a Filadelfia. En esto que como siempre en mi vida, las cosas me llegan por teléfono. Me llamó mi padre y me dijo que le habían invitado a presenciar el GP de Italia en Monza. El tono de regodeo que puso para ponerme los dientes largos duró tan solo un minuto, pues acabados esos 60 segundos me dijo que yo también podría acudir. Os podeís imaginar lo contento que estaba que cuando en Filadelfia me dijeron que me habían perdido la maleta tampoco me importó demasiado (eso el primer día, que luego tardaron tres en devolvermela). Era julio y el GP en septiembre en concreto el día 13, tensa espera.

La empresa que nos invitó había organizado el viaje de tal manera que salimos el sábado 12 de septiembre. Ya nos diejron que no llegaríamos a la sesión de clasificación y que el plan era un pequeño tour por Milan para conocerlo por la mañana. Estuvo muy agradable, la Escala, El Duomo, El Castillo Sforzecso y acabamos con una comida en la Galería Vitorio Emanuelle justo al lado del Duomo, cuya fachada principal estaba en reparación, una pena. Durante la comida, ya a la altura del postre, comencé a escuchar unos gritos tremendos, un alboroto considerable y todos pensamos en que se debía estar jugando algun partido de futbol ¡¡¡MEEEEEC!!! Error. Nada más asomar la cabeza fuera del restaurante se apreciaba una pantalla gigante en el centro de la Galería Vitorio Emanuelle y allí, frente a esa caja tonta enorme, una masa enfervoreciza vestida de rojo gritaba y se jaleaban entre sí. Mi siguiente mirada fue al monitor donde pude ver un Ferrari pilotado por un tal Michael Schumacher, había conseguido la pole. Pues resulta que en Italia si que se vive esto de las carreras ¡¡que espectáculo!!

Tuvimos la tarde libre y me dediqué a patear con mi padre todo lo que pudimos. Para luego a las 8 acudir a un céntrico restaurante donde tuve sorpresa y de las buenas nuevamente. En mi mesa a mi izquierda estuvo sentado Joaquín Verdegay (Comisario FIA) y pude disfrutar de la cena en modo esponja absorbiendo todo lo que me contaba sobre F1.

Pero llegó el domingo y se quedó muy corto el sábado con lo que iba a ocurrir en unas horas. Para empezar madrugón, a las 8 de la mañana campaba yo a mis anchas por el circuito con la voluntad de recorrermelo entero. En una hora lo conseguí, precioso, rodeado de bosque, todo verde y con un ambiente a las 8 de la mañana digno de verse una atmosfera incomparable. Antes de volver a mi tribuna paré por una tienda histórica que tienen en el circuito, compré un libro sobre la historia del trazado y una réplica del casco del genial Ayrton Senna que anda por mi estantería.

Llegamos a la tribuna y nos reunimos con el resto del personal para una visita organizada al Pit Lane antes de la carrera. Aquí empieza el asunto. El día de la carrera iba yo orgullosamente vestido de Renault. Pero no con una vestimenta cualquiera, sino casualmente exactamente igual que el equipo. Llevaba un polo que me habían conseguido unos amigos que no era de merchandising y ese día me puse unos pantalones tipo “cargo” azules tirando a grises, exactamente igual que los miembros del equipo que no son mecánicos,  llevaba también unas botas de piloto que me había comprado para los karts (y que luego se pusieron tan de moda entre la gente de mi edad) que para más potra, chorra y demás sinónimos de suerte eran las mismas que las del equipo Renault. Pues ya teneís a un clon de 17 años miembro del Mild Seven Renault F1 Team.

Durante la visita al Pit Lane enrredé bastante y me gané alguna mirada de esas que matan. Pero no me importó. La visita es de 20 minutos, al final de los cuales 4 hombres del tipo 4×4 arrastran un cordón desde el final del pit lane para ir empujando a la gente y sacarlos del mismo por la parte del principio. Estos “hombrecillos” llegaron a mi altura cuando yo estaba enfrente del box de Renault, en este momento el hombre que estaba acercándose hacia mí se apartó, me dejó detrás suyo y siguió empujando a gente, entre ellos a mi padre.

¡Disimula! Sin quererlo me había quedado en medio del pit-lane, solo y vestido como un miembro del equipo con mil pases colgando del cuello. Decidí echarle morro y me fuí a ver el muro de boxes. Pero no a verlo y ya está, sino a sentarme y ver si podía tocar algo. Pues nada con un par ¿que podía pasar? ¿Que alguién del equipo viniera y me dijera algo? ¡Bah! Bueno pues ahí me teneís sentado, donde solo los elegidos que dirigen un equipo de F1 se pueden sentar. Pantalla por aquí, boton por allí. No os mentiré, solo toque un botón donde ponía TV SIGNAL. Y puse en todos los monitores la señal de circuito cerrado de Monza. En esto que me doy la vuelta para ver si alguén me observaba.

Observar lo que se dice observar, nadie me miraba, por que todo el mundo en el box miraba a Flavio que se dirigía hacia el muro con un hombre enfundado en una chaqueta marrón. Mis opciones en ese momento eran echar a correr y si te he visto no me acuerdo o quedarme y echarle mucho morro. Como os imaginaís la opción 2 fue la que elegí.

Ahí estaba yo, sentado en el muro con todos los monitores mostrando una misma imagen por mi culpa y un Flavio que se acercó y lo primero que dijo fue: ¡buongiorno! Instintivamente me aparté y dejé paso al jefe con su amigo. Flavio vio el estropicio, me miró escudriñandome un poco (¿quién será este?) y acto seguido me presentó a su amigo (del que no me acuerdo su nombre, estaba bastante nervioso), me presenté y le conté que estaba invitado por la empresa X (todo esto en inglés) y dijó conocerla. Sin tiempo a ningún silencio tenso dijo que nos iba a enseñar como funcionaba el muro y todas las pantallas con sus funciones. Asique ahí me teneís de nuevo en modo esponja y machacando a Flavio a preguntas a las que él respondía amablemente. La explicación duró unos 10 minutos. Justo al término, Flavio dijo que nos volvieramos al Motorhome. Con todo el morro del mundo acompañé a Flavio, primero por dentro del box, salimos luego al paddock y acabamos dentro del Motorhome. Como os podeís imaginar andando al lado de Flavio nadie me decía nada, una vez entramos en el Motorhome me invitaron a una tomar algo, yo tomé una Coca-Cola mientras Flavio y su amigo hablaban de sus cosas, la verdad triviales pues hablaban de amistades, de las que no me enteraba de nada. En eso que yo ponía oreja, disfrutaba del momento y estando sentado delante de Flavio veo que este se levanta, me giro y ahí estaba.

Naomi Campbell, por aquel entonces el amigo Flavio andaba enoviado con esta señorita de 1,80 metros. De la que yo solo puedo decir una cosa: ESPECTACULAR, sin más adjetivos. Es la única top-model que he visto en persona y os prometo que en vivo y en directo es impresionante, algo fuera de lo normal. Uno la ha visto, prensa, televisión pero nada que ver, comprendí muy bien el porqué de su sobrenombre de la Diosa de Ébano. Nos presentó, dos besos, encantado y yo que aun no media el 1,80 que mido ahora me ví como un enanito al lado de ella con su 1,80 más tacones de vertigo.

Flavio se despidió y se fue con ella, con lo que yo me despedí también de su amigo que se marchaba para otro lugar, por lo que salí del Motorhome pues sin la presencia de Flavio no me sentía comodo. Tiré de móvil para contarle a mi padre todo lo que había pasado y decirle que andaría por el paddock hasta la comida que teníamos organizada en un restaurante a pie de pit-lane a la 1. Durante mis andares por el paddock lamenté no tener mi cámara que se la había dejado a mi padre, muchas cosas interesantes sin fotografiar. En eso que me crucé con… Ron Dennis y como ya sabreís fue muy desagradable, me lo guardo para otro día y detallar en 5 líneas su mal gesto.

En eso que llegó la 1, comimos en un restaurante que se encuentra a la salida del pit lane y pudimos mientras comiamos ver como salían los coches antes de la carrera. Con el postre de camino al estómago nos fuimos a la tribuna para presenciar una carrera en donde Marc Gené fue quinto y Fernado octavo. Nada más acabar la carrera y para evitar el riesgo de perder el avión nos lanzamos a la carrera hacia el minibus que nos debía llevar al aeropuerto, para ello decidimos cruzar la pista que se habia abierto para los tifosi. Imposible, se abarrotó de gente en menos de un minuto. Mi padre y yo perdimos a gente del grupo entre la manada de aficionados y hasta que no llegamos al minbus no volvimos a verlos.

Y así sin más que contar, fue el día en el que conocí a Flavio Briatore.

Fue muy amable y una oportunidad única. En esta foto arriba a la izquierda podeís ver los monitores en orden, de ahí mi cara que vi como poco a poco arreglaba mi estropicio.